Reconstruyendo ladrillo a ladrillo.

Un cimiento fuerte es sin lugar a duda, la pieza clave de una construcción firme y duradera. Debe de poder resistir a los elementos, continuamente respaldar la estructura y ser resistente a la fluctuación de movimientos de cada estación. De cierta manera, la Asociación de Contratistas Hispanos de Estados Unidos fue el cimiento de la industria de la construcción de Austin y Texas en tiempos de pandemia. Una fuente inquebrable para todos los contratistas y sus familias, la Asociación ayudó a la industria a resistir los retos globales de salud, apoyar a la comunidad y evitar fallecimientos a pesar de lo volátil que fue el sector de salud. La Asociación se mantuvo firme para asegurar que la comunidad de la construcción en Austin no solamente sobreviviera la tormenta, sino que se fortaleciera.


El impacto inicial de la pandemia amenazó en clausurar a toda nuestra industria, lo cual causaría miles de desempleados, proyectos no finalizados y acumulación de miles de deudas. La primera batalla que nuestra industria luchó, fue la de permanecer abiertos y trabajando. A través de conversaciones difíciles y una delegación persistente por parte de nuestros miembros, La Asociación luchó junto con la comunidad a comunicar a nuestros líderes locales y estatales la importancia de nuestro trabajo. La victoria llegó cuando nuestras voces fueron escuchadas y la construcción fue considerada como trabajo esencial. El alivio se sintió en los miles de trabajadores que hubieran perdido su trabajo y en todas las compañías que evitaron la bancarrota. Queda sin mencionar, que este fue el primer ladrillo que se cimentó a una industria fuerte en tiempos de pandemia.


Sin tiempo para celebrar, USCHA puso en acción nuevos reglamentos y códigos para así poder mantener a los trabajadores sanos y evitar esparcir el virus del COVID-19 en las áreas de trabajo. Trabajando junto con la ciudad, el estado y OSHA, la Asociación ayudó a crear los lineamientos de seguridad que incluyeran los protocolos necesarios. Estos protocolos incluyen todo desde, utilizar cubrebocas hasta la limpieza de áreas de trabajo y sanitizar el equipo de trabajo. Una vez creados estos protocolos, nuevos problemas salieron a la luz; La escasez de contenido informativo que fuera culturalmente relevante para nuestra comunidad, quien estaba siendo afectada de manera desproporcionada por la pandemia. Los números no mienten y durante la pandemia los latinos estaban en mayor riesgo de enfermedad, y aun así se vio una falta de recursos informativos traducidos al español.


Como respuesta, la Asociación creó un Equipo Creativo que se encargaría de producir contenido culturalmente relevante basado en el material informativo, con la misión de mantener al contratista y a sus familiares sanos y salvos. Con esto se llevó a cabo la producción de una serie de videos, audios y panfletos visuales incluyendo posters, ilustraciones, videos demostrativos y animaciones. Todo el contenido que fue creado era informativo, con disponibilidad en español y creado con la comunidad latina en mente. La Asociación trabajó junto con la ciudad para traducir contenido a nivel local y estatal, así como con estaciones de radio y televisión locales, con el propósito de expandir la conciencia sanitaria.


Muchos fueron los factores que llevaron a la comunidad hispana a ser una de las más afectadas durante la pandemia. Además de ser parte de una comunidad de viviendas multigeneracionales, así como, el gran porcentaje de latinos trabajando en áreas esenciales, las preexistentes desigualdades económicas y de salud, incluyendo la falta de seguro médico, un alto índice de enfermedades crónicas, la falta de acceso a servicios de salud, también se vio una escasez de materiales PPE. La Asociación juntó fuerzas con las autoridades locales y estatales para obtener material PPE que pudiera ser distribuido de manera gratuita a nuestra comunidad. El material incluyó cubrebocas, gel antibacterial, así como pruebas en casa. Los materiales fueron distribuidos no solamente a los trabajadores, sino también a sus familiares.


Aunque las desigualdades económico-sociales existían antes de la pandemia, ahora presentaban riesgos de vida o muerte que debían de ser tomados con seriedad y de manera eficaz. La falta de acceso al internet y la alta habilidad tecnológica necesaria para poder navegar los sitios web de vacunación creados por la Ciudad, presentaron una barrera para la comunidad hispana. La Asociación respondió ofreciendo múltiples eventos gratuitos, libres de barreras, de pruebas de COVID-19 y de vacunación a nivel estatal en múltiples locaciones. Los eventos se llevaron a cabo en escuelas, iglesias, sitios de construcción, así como, el Consulado General de México en Austin. Estos eventos fueron gratuitos, sin barreras, y abiertos al público, con acceso a la distribución de materiales PPE, pruebas y vacunaciones. Por medio de nuestros eventos, la comunidad tuvo acceso a nuestros servicios de manera sencilla sin tener que pre-registrarse y con acceso a información en español, fortaleciendo a nuestra gente en contra del virus. Al entender nuestra cultura, la asociación pudo informar a la comunidad de manera efectiva sobre nuestros eventos y así ayudarlos a sentirse más seguros en atenderlos.



Si algo aprendimos durante la pandemia es que juntos como comunidad tenemos mayor impacto; cómo respondemos como comunidad tiene un efecto dominó en la escala global. La urgencia de esta crisis global propulsó a la Asociación a expandirse más allá de ser definidos únicamente como una asociación de construcción. Cuando se trató de mantener a la comunidad sana y salva, los miembros de la junta directiva de esta asociación no dudaron en expandir sus servicios y ayudar a todo aquel que lo necesitara. La Asociación quiere agradecerle al Gobernador Greg Abbott, Juez del Condado de Hays, Ruben Becerra, al Alcalde de la Ciudad de Austin, Steve Adler, al Miembro del ayuntamiento de la ciudad de Austin, Mackenzie Kelly, a la Representativa Estatal de San Antonio, Liz Campos, al Miembro del ayuntamiento de la ciudad Dallas, Omar Narvez y a la consejera, Laura Cardena, el Comisionado del Condado de Houston Adrian Garcia, la superintendente de AISD, la Doctora Elizalde y la directora de salud de AISD, Alana Bejarano, así como a todos los miembros de la junta directiva por su apoyo incondicional y colaboración durante este proceso.



Como asociación, hemos estado en las trincheras desde el inicio de la pandemia, y ahora celebramos cada ladrillo que fue cimentado para construir el hoy. Después de esta gran tormenta, finalmente podemos ser testigos de la gran industria que somos, y una vez más seguir construyendo, ladrillo a ladrillo, un cimiento fuerte y regresar más fuertes que nunca.